jump to navigation

SAGITARIO – El Signo del Centauro o El Arquero 26/11/2014

Posted by Cosmos Interior in Artículos.
trackback

Desde el 23 de noviembre hasta el 21 de Diciembre el Sol estará transitando por  Sagitario, asociado con el planeta Júpiter.

Es el tercer signo del elemento Fuego (junto a Aries y Leo) y corresponde  a la Modalidad Mutable.
Ocupa el noveno lugar en la secuencia zodiacal.

Anatómicamente rige la cadera y los muslos, que nos permiten estar erguidos y poder desplazarnos libremente.

Luego de la intensa vivencia  escorpiana,  de purificación y transformación emocional, es parte de la labor de Sagitario encontrar un sentido, una nueva mirada, una perspectiva más amplia.

Antiguamente se representaba a Sagitario (“El Arquero”) con la figura del Centauro, criatura imaginaria, mitad hombre y mitad caballo. En la mitología aparece lleno de aventuras y galopando hasta los confines de la tierra, sólo por la dicha de encontrar algo nuevo. En sus manos lleva un arco y una flecha. Tira su flecha a un objetivo distante, galopa en persecución, y cuando encuentra su flecha la lanza nuevamente, siempre manteniéndose en movimiento.

El Centauro simboliza la integración perfecta, armónica de lo mental y lo físico.

El Centauro no es un jinete que ha dominado al caballo sino un jinete que es uno sólo con su caballo, es decir, psiquis y soma, mente y cuerpo van en la misma dirección.

El Arquero debe dar dirección a la flecha: apunta hacia arriba (aspiración) sostiene firmemente la tensión del arco (equilibrio inteligente entre el poder y la energía física que proviene de los muslos, cadera y centro sacro) y dispara la flecha hacia una meta u objetivo.

La chispa, la luz que surge en Aries (primer signo de Fuego) da calidez al corazón en Leo (segundo signo de Fuego) y aspiración a Sagitario (tercer signo de Fuego).

Sagitario es la etapa del visionario, aquel que accede a la explicación última de todo lo que hemos atravesado en las etapas anteriores y al desarrollo de la fe y la confianza, tanto en sí mismo como en la vida.

Los Sagitario necesitan ir más allá de su realidad inmediata para poder tener una perspectiva más amplia de la existencia. Anhelan descubrir una verdad personal sobre la cual construir su vida.

Inquietos, aventureros, jugadores, deportistas, buscarán experiencias que lo lleven más allá de su mundo conocido, viajando y explorando otros ambientes que les permitan la conexión con su mundo interior.

Su optimismo les permite sortear obstáculos ya que se centrarán en el lado positivo de las vivencias y de las personas, descartando, desechando, aquello que no les resulte enriquecedor.

Poseedores de un alma independiente, amantes de la libertad, necesitan un estilo de vida pleno de movimientos, cambios, viajes, amistades nuevas, camaradería.

Optimistas hasta la exageración  (a Sagitario le encantan los excesos) se fascinan frente a los grandes sueños y esperanzas para el futuro.

Si vive de manera exagerada, desmedida, su fe en la vida, en los dioses o en sí mismo, puede alejarse, desconectarse de las posibilidades concretas de realización y quedar parado  frente al fracaso. Fracaso o desilusión que será rápidamente desechado en tanto aparece otro sueño o proyecto brillante con el cual entusiasmarse.

Sagitario posee una actitud generosa que le permite fácilmente compartir con otros que coincidan con sus ideales, su sentido de la diversión y el disfrute de la vida.

Las sombras del luminoso camino sagitariano están en la auto indulgencia o en la negación con respecto a sus errores que atribuirán a otros,  en la falta de compromiso frente a la realidad cotidiana y en el encerrarse en sus propias ideas pudiendo para caer en un dogmatismo.

Sagitario descubre el dolor, el sufrimiento o la soledad cuando ya no le quedan creencias que perseguir para tranquilizarse, o personas y lugares donde escaparse.

Sagitario deberá vencer su dificultad a permanecer en el presente doloroso y desesperanzado hasta atravesarlo con paciencia y susto.

Entonces el silencio de Dios en el afuera lo conducirá a la voz de Dios en su propio corazón.